Síntomas de ALERTA durante el confinamiento

Durante el confinamiento son muchos los pacientes que han permanecido en sus domicilios, muchas las pruebas diagnósticas aplazadas y muchos las enfermedades silentes que no han sido evaluadas.
A continuación se enumeran algunos síntomas o signos que pueden alertarnos.
Se recomienda revisión preferente de las siguientes patologías:
OIDO
– La SUPURACIÓN CRÓNICA DE OÍDO de más de 6 semanas de evolución sugiere la existencia de un COLESTEATOMA o de una OTITIS MEDIA CRÓNICA que puede complicarse con afectación del órgano del equilibrio (vértigo) o parálisis facial.
– La aparición de parálisis facial en un niño con dolor de oído puede requerir la colocación de TUBOS DE VENTILACIÓN.
– El dolor de oído reflejo (otalgia refleja) es un síntoma de los tumores de laringe y faringe.
– La pérdida brusca de audición normalmente es debida a un tapón de cera, pero puede ser el síntoma clave de la SORDERA SÚBITA y requiere tratamiento médico urgente.
NARIZ
– La MUCOSIDAD NASAL ESPESA VERDOSA (rinorrea persistente) requiere la realización de una fibroscopia para descartar afectación de estructuras vecinas, como el ojo y la cavidad craneal, en caso de complicación.
– La OBSTRUCCIÓN NASAL de un sólo lado de la nariz, asociada a dolor de cabeza y/o hemorragia nasal requiere la realización de una fibroscopia para descartar malignidad.
– La mucosidad nasal de un sólo de la nariz en un niño de semanas de evolución puede esconder un CUERPO EXTRAÑO NASAL que ha pasado inadvertido.
– La pérdida de de olfato puede ser debida a poliposas nasal, a un tumor del nervio olfatorio o ser un síntomas de la enfermedad COVID19.
VOZ
– La VOZ ENGOLADA después de una amigdalitis aguda sugiere una ABSCESO PERIAMIGDALINO que requiere tratamiento quirúrgico.
– Los CAMBIOS EN LA VOZ persistentes, de más de 2 semanas de evolución deben ser evaluados para descartar malignidad a nivel de las cuerdas vocales.
– La sensación de falta de aire a nivel alto puede aparecer en tumoraciones asentadas en las cuerdas vocales, que se diagnostican mediante exploración endoscópica.
BOCA/FARINGE
– El sangrado de boca o faringe requiere una exploración profunda para estudio y biopsia de úlceras de más de 2 semanas de evolución.
– Los PROBLEMAS PARA TRAGAR persistentes (disfagia) pueden ser el primer síntoma de una enfermedad maligna a nivel de la faringe, laringe o entrada del esófago.
CUELLO
– La aparición de ganglios en el cuello puede asociarse a enfermedades infecciosas de zonas vecinas, en caso de persistencia más de 2 semanas acuda a consulta para valoración.
– Las infecciones del cuello suelen requerir ingreso y tratamiento intravenoso con antibióticos y de forma excepcional drenaje quirúrgico urgente.
– La infección de las glándulas salivares (parotiditis/submaxilitis) requiere una valoración preferente para evitar complicaciones locales por obstrucción del flujo de la saliva.
Si tenía una intervención programada, solicite una nueva valoración en consulta para determinar la progresión de la enfermedad o su estado actual de salud.